Un Hasta Siempre Comandante desde el poblado de Martí

foto-homenaje

Este 2 de diciembre los pobladores del Consejo Popular de Martí protagonizaron un momento histórico, matizado con el dolor por la partida física de nuestro padre mayor, pero marcado por el compromiso de continuar haciendo Revolución.

Los martiseños, desde horas de la madrugada, se congregaron a ambos lados de la carretera central para rendirle homenaje póstumo a nuestro líder indiscutible, Fidel Castro Ruz.

Las banderas cubanas y las imágenes del Comandante se multiplicaron en todo el pueblo; nadie se ausentó al solemne encuentro, donde no faltaron las lágrimas de aquellos que, emocionados, exclamaban: “Yo soy Fidel”.

Cuando el cortejo fúnebre que traslada las cenizas del líder histórico de la Revolución cubana recorrió el poblado de Martí, estudiantes, trabajadores, combatientes y pueblo en general le dijeron un “Hasta siempre Comandante”, a quien muchos consideramos el estadista de más renombre en el siglo XX.

A la entrada del poblado que lleva el nombre del apóstol se erguía majestuosa la imagen de José Martí, quien puede verse como una semilla que germinó en Fidel Castro y fructificó en sus luchas, pues fue, sin dudas, el maestro que guió su paso digno por la historia.

“Es inmenso el dolor que se siente por la partida física de nuestro Comandante, expresó Pedra Esperanza Valdés Pérez, diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, pero ahora nuestra mejor forma de rendirle tributo es mantener viva y triunfante, para todos los tiempos, la obra humana de nuestro Fidel, ese gigante que nunca morirá, aunque no se halle físicamente entre nosotros, porque quien siembra para el espíritu cosechará vida eterna”.

“Los martiseños tienen la convicción de que Fidel, desde la eternidad, los continuará guiando, porque los hombres de su talla no mueren, solo crecen, se multiplican en su pueblo”, declaró ante la prensa Danilo Porta Valdés, director de la fábrica procesadora de productos lácteos Geonel Rodríguez Cordoví, entidad con resultados satisfactorios en el cumplimiento de sus planes de producción.

Mario Labrada, Humberto Frómeta y Francisco Rodríguez recuerdan cuando Fidel visitó la fábrica de quesos, en el año 1963, momento que atesoran como uno de los más trascendentales de su vida.

El líder histórico inauguró también, en este poblado, la Empresa Agropecuaria Rectángulo, cuyo objetivo fundamental es la ceba de toros, en aras de incrementar la producción de carne vacuna en el territorio.

Además, el Comandante visitó la finca forestal Las Margaritas, donde vivían los padres del revolucionario Álvaro Barba Machado, quien se destacó, junto a él, en la lucha por la libertad de Cuba.

Los martiseños se niegan a aceptar la idea de que Fidel ha muerto, incluso los más pequeños se rehúsan a decirle adiós a ese hombre que siempre le puso el pecho a las balas para proteger a su tropa, a ese adalid de todos los tiempos, cuya obra es faro y guía para todos los cubanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s