El carpintero de mis sueños(II)

carpintero

 

El carpintero de mis sueños ya no estará para ayudarme a construir mi mundo como solía hacerlo, su partida fue de repente e incluso a veces no me conformo con pensar que ya no está.

Aún observo los muebles y me parece verlo convirtiendo la madera en una obra de arte para el disfrute de su familia, y más tarde lo recuerdo sentado en esa silla a la que le dedicó gran parte de su tiempo en el taller.

Nadie dudó nunca de su nobleza porque bastaba ver sus ojos para adivinar que en su interior se escondía un corazón enorme, de esos que ya no abundan.

Ahora miro la silla de ruedas y lo busco con la mirada, pero ya no lo encuentro. Allí en su espacio quedó un vació que nadie puede llenar.

Si me concedieran un deseo, desearía abrazarlo por última vez, escuchar sus historias de cuando era joven, ver una vez más su rostro sonriente cuando sus eternas pequeñuelas le sacaban las palabras de la boca.

Pero lamentablemente el carpintero de mis sueños ya no estará, y por más que el tiempo pase no me adapto a la idea de vivir sin él.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s